BIENVENIDO A RADIO TITANKA | Jueves, 3 de Mayo del 2024

EN VIVO

PORTADA  |
MUNDO

Servicios de Inteligencia de EEUU revelaron que el régimen de China incrementó la venta de material bélico a Rusia

Según el informe estadounidense, Beijing y Moscú buscan mejorar sus capacidades satelitales para su uso en Ucrania, lo que podría aumentar a largo plazo la amenaza que el Kremlin representa en toda Europa.

Servicios de Inteligencia de EEUU revelaron que el régimen de China incrementó la venta de material bélico a Rusia

Apurímac 15/04/2024.- China ha incrementado las ventas a Rusia de máquinas, microelectrónica y otras tecnologías que Moscú utiliza a su vez para fabricar misiles, tanques, aviones y cualquier otro armamento destinado a su guerra contra Ucrania, según una evaluación estadounidense.

Dos altos funcionarios del gobierno de Joe Biden, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que en 2023 alrededor del 90% de la microelectrónica de Rusia procedía de China, que el Kremlin ha utilizado para fabricar misiles, tanques y aviones. Casi el 70% de los aproximadamente 900 millones de dólares en importaciones de máquinas-herramienta de Rusia en el último trimestre de 2023 procedían de Beijing.

China y Rusia también han estado trabajando en la producción conjunta de vehículos aéreos no tripulados dentro del territorio ruso, y es probable que las empresas chinas estén suministrando al ejército de Vladimir Putin nitrocelulosa utilizada en la fabricación de municiones. Las empresas chinas Wuhan Global Sensor Technology Co., Wuhan Tongsheng Technology Co. Ltd. y Hikvision suministran componentes ópticos para su uso en tanques y vehículos blindados rusos.

Las importaciones rusas de semiconductores procedentes de China pasaron de 200 millones de dólares en 2021 a más de 500 millones en 2022, según datos de las aduanas rusas analizados por la Fundación Rusia Libre, un grupo que aboga por el desarrollo de la sociedad civil.

Beijing también está trabajando con Rusia para mejorar sus capacidades satelitales y otras basadas en el espacio para su uso en Ucrania, un desarrollo que, según los funcionarios, podría aumentar a largo plazo la amenaza que Rusia representa en toda Europa. Según fuentes estadounidenses, citando resultados de inteligencia, Washington determinó que China está proporcionando imágenes a Rusia para su guerra contra Ucrania.

Los funcionarios hablaron de las conclusiones mientras se espera que el secretario de Estado Antony Blinken viaje a China este mes para mantener conversaciones. Blinken tiene previsto viajar la próxima semana a la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de los Siete en Capri (Italia), donde se espera que plantee su preocupación por el creciente apoyo indirecto de China a Rusia mientras Moscú moderniza su ejército y trata de consolidar sus recientes avances en Ucrania.

El presidente Joe Biden ya ha planteado directamente al presidente chino Xi Jinping su preocupación por el apoyo indirecto de Beijing al esfuerzo bélico de Rusia.

Aunque China no ha proporcionado apoyo militar letal directo a Rusia, la ha respaldado diplomáticamente al culpar a Occidente de provocar la decisión del presidente ruso Vladimir Putin de lanzar la guerra en Ucrania.

China ha afirmado en repetidas ocasiones que no proporciona a Rusia armas ni ayuda militar, aunque ha mantenido sólidas conexiones económicas con Moscú, junto con India y otros países, en medio de las sanciones de Washington y sus aliados.

“El comercio normal entre China y Rusia no debe verse interferido ni restringido”, declaró Liu Pengyu, portavoz de la embajada china en Washington. “Instamos a la parte estadounidense a que se abstenga de menospreciar y convertir en chivo expiatorio la relación normal entre China y Rusia”.

Xi se reunió el martes en Beijing con el ministro ruso de Asuntos Exteriores , Serguei Lavrov, quien se deshizo en elogios hacia el liderazgo de Xi.

El creciente aislamiento económico y diplomático de Rusia ha hecho que dependa cada vez más de China, su antiguo rival por el liderazgo del bloque comunista durante la Guerra Fría.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, que regresó a Washington esta semana tras una visita a Beijing, dijo que había advertido a los funcionarios del gigante asiático que la administración Biden estaba dispuesta a sancionar a los bancos y empresas chinos, así como a los dirigentes de Beijing, si ayudaban a las fuerzas armadas rusas en su actual invasión de Ucrania.

El presidente demócrata emitió en diciembre una orden ejecutiva que otorgaba a Yellen la autoridad para sancionar a las instituciones financieras que ayudasen al complejo militar-industrial ruso.

“Seguimos preocupados por el papel que cualquier empresa, incluidas las de la República Popular China, están desempeñando en las adquisiciones militares de Rusia”, dijo Yellen a los periodistas, utilizando las iniciales de la República Popular China. “Subrayé que las empresas, incluidas las de la RPC, no deben proporcionar apoyo material a la guerra de Rusia y que se enfrentarán a importantes consecuencias si lo hacen. Y reforcé que cualquier banco que facilite transacciones significativas que canalicen bienes militares o de doble uso a la base industrial de defensa de Rusia se expone al riesgo de sanciones estadounidenses.”

Estados Unidos ha rebajado y desvelado con frecuencia las conclusiones de los servicios de inteligencia sobre los planes y operaciones de Rusia en el transcurso de la guerra de más de dos años con Ucrania.

Dichos esfuerzos se han centrado en poner de relieve los planes de operaciones rusas de desinformación o en llamar la atención sobre las dificultades de Moscú para proseguir su guerra contra Ucrania, así como su coordinación con Irán y Corea del Norte para suministrarle armamento que tanto necesita. El año pasado, Blinken puso de relieve información de inteligencia que demostraba que China estaba considerando la posibilidad de suministrar armas y municiones a Rusia.

La Casa Blanca cree que la difusión pública de los resultados de inteligencia ha llevado a China, al menos por ahora, a abstenerse de armar directamente a Rusia. La economía china también ha tardado en recuperarse de la pandemia de COVID-19. Los funcionarios chinos podrían ser sensibles a la reacción de las capitales europeas, que han mantenido lazos más estrechos con Beijing incluso cuando la relación entre Estados Unidos y China se ha complicado.

Mientras tanto, China anunció el jueves sanciones poco frecuentes contra dos empresas de defensa estadounidenses por lo que calificó de apoyo de éstas a la venta de armas a Taiwán.

El anuncio congela los activos de General Atomics Aeronautical Systems y General Dynamics Land Systems en China. También prohíbe a los directivos de las empresas entrar en el país.

Los archivos muestran que General Dynamics opera media docena de Gulfstream y servicios de aviación a reacción en China, que sigue dependiendo en gran medida de la tecnología aeroespacial extranjera, incluso cuando intenta construir su propia presencia en el campo. 

La empresa también ayuda a fabricar el carro de combate Abrams, que Taiwán está comprando para sustituir al anticuado blindaje destinado a disuadir o resistir una invasión desde China. General Atomics fabrica los aviones no tripulados Predator y Reaper utilizados por el ejército estadounidense.

Fuente: Infobae 

¿QUÉ OPINAS?

FACEBOOK